Test Ride BMW R Nine T Urban G/S

Comparti en Redes Sociales

Gracias a nuestros amigos de BMW Argentina, llegó a nuestras manos una integrante de la familia Heritage de la casa bávara, la BMW R Nine T Urban G/S; absolutamente customizada, tal como nos tienen acostumbrados en BMW, para que los usuarios puedan a la vez conocer gran parte de la amplia gama de accesorios disponibles para personalizar una máquina tan exquisita.

Test Ride BMW R Nine T Urban G/Sn

Así que a continuación, te dejamos el test-ride completo de esta Urban G/S, pero antes, un poco de historia sobre el origen del modelo.

Origen

Esta Urban G/S es la quinta integrante de la familia R NineT y toma su idea del prototipo Lac Rose” que fue expuesto en la feria Wheels&Waves que se llevó a cabo en la localidad francesa de Biarritz, allá por 2016.

BMW R Nine T Urban G/S

La Urban G/S fue desarrollada sobre la plataforma de la R NineT Scrambler que probamos hace un par de meses, y es una interpretación moderna de la mítica R 80 GS, participante de varios rallyes africanos de la década de los 80, en los que logró importantes victorias de la mano del francés Hubert Auriol y el belga Gastón Rahier. Al verla detenidamente es claro que estamos frente a una trail urbana, y quienes tienen buena memoria enseguida la asociarán con la mítica BMW R 80 GS, más que nada por la decoración del tanque de combustible, en fondo blanco con toques azules y el tapizado de asiento en color naranja. También el faro delantero envuelto por un pequeño carenado y la aleta delantera elevada nos recuerdan inevitablemente a la primera “Gelände/Straße” de los años 80.

BMW R Nine T Urban G/S

¿Pero cuál es el origen de la R NineT? La BMW R NINE T fue presentada originalmente en el año 2013 para celebrar los 90 años de la fabricación de la primer moto BMW del año 1923, la R32. El proyecto que dio origen a la Nine T se inició en el año 1997, pero recién en el Salón de Milán de 2008 se conoció su primer prototipo, la “BMW Custom Concept”, que introducía soluciones que ahora se presentan como novedad, como ser la opción monoplaza/biplaza, las distintas configuraciones de escape o la horquilla invertida (no en el caso de esta Urban G/S, pero si en la Nine T), similar a la de la S 1000 RR, lejos de los sistemas alternativos habituales en la firma (Telelever o Duolever), aunque detrás se mantiene el Paralever. También se puede considerar la BMW Concept Ninety de Roland Sands una precursora de este modelo de serie.

Segmento y versiones

BMW la incluye en su catálogo dentro de la categoría “Heritage” (Herencia). La Nine T es una moto muy versátil y “personalizable”, que está disponible en 5 versiones, cada una con sus particularidades y accesorios como para dejar conforme a todo tipo de usuarios, desde aquél entusiasta de los modelos Roadster, las Café Racer, Scramblers o modelos Racer de la década del 60. Bmw comercializa en el país el modelo “T”, “Scrambler”, “Pure”, “Racer” y esta “Urban GS”. Vale la pena mencionar las distintas versiones que se comercializan, porque hay diferencias notables entre ellas, no sólo a nivel estético, sino también en lo que hace a la parte ciclo que son muy importantes.

BMW R Nine T Urban G/S

La diferencia más notable son las llantas. La Urban G/S, viene equipada de fábrica con llantas de aleación de cinco rayos, mientras que el modelo que probamos montaba unas de rayos cruzados en anodizado negro de muy bonito diseño, con la particularidad que los rayos no se anclan en el centro de la llanta sino sobre los bordes, lo que le da un toque estético especial. Los frenos también cambian respecto a otros modelos, ya que esta Urban “pierde” las pinzas radiales flotantes para pasar a ser estándar, pero también firmadas por Brembo. Lo mismo sucede con la suspensión delantera, ya que la horquilla delantera, es convencional, más blanda y de un mayor recorrido que las de los otros modelos, que vienen equipados con horquilla invertida. Agrega también fuelles de goma en los barrales delanteros a modo de protección para la tierra, ya que su uso está más enfocado al fuera de ruta.

Diseño

Esta R NineT llama la atención principalmente por su color blanco y los detalles en azul del tanque, que inevitablemente nos hacen acordar a los colores característicos de las primeras BMW GS. El asiento, en color naranja, también es llamativo, a lo que se suma el pequeño carenado del faro “muy retro” y el guardabarros elevado. Todos detalles que hacen de esta Heritage un claro homenaje a su musa inspiradora, la R80 GS.

BMW R Nine T Urban G/S

Se nota su diseño minimalista, con un chasis tubular de tres secciones en color negro muy disimulado para no quitar protagonismo a la estrella principal que es el bicilíndrico de 1170 cc.

Motor y transmisión

Su propulsor es el clásico BMW bóxer de dos cilindros refrigerado por aire y aceite que han incorporado los modelos BMW R hasta la aparición de la versión refrigerada a agua de la serie R 1200 GS. Su cilindrada es de 1170 cc, con una potencia máxima de 110 hp a 7750 rpm y un par máximo de 116 Nm a 6.000 rpm.

BMW R Nine T Urban G/S

El motor viene acoplado a una caja de 6 velocidades, de un accionamiento muy suave. La transmisión a la rueda trasera es por cardán, utilizando el sistema “Paralever” de suspensión. El motor, transmite muy rápido la sensación de torque a la rueda a través del cardan, es todo muy directo, no hay cadena ni correa, lo que hace aún más placentera la sensación de manejar y sentir la potencia en esta R Nine T Urban G/S. Cuenta de serie con control de tracción ASC, que aplicará un corte en la inyección en los casos que la rueda pierda adherencia, brindando así una máxima seguridad en cualquier condición de suelo, sea asfalto mojado o en la tierra.

BMW R Nine T Urban G/S

Chasis

El bastidor es completamente nuevo y diseñado especialmente para albergar el motor bóxer de 1200 cc. Hecho en tubos de acero y de estructura modular, está compuesto por tres secciones: una delantera y dos traseras: el módulo delantero principal, el trasero principal, y el posterior. Los tres módulos están sujetos entre sí mediante tornillos. El subchasis desmontable permite elegir entre una estructura biplaza o monoplaza de corte “café racer”. Esta configuración fue pensada exclusivamente para poder personalizar la moto en todas sus variantes posibles. A su vez, el conjunto motor-caja de cambios soporta parte de la carga.

Suspensiones

La suspensión delantera está compuesta por una horquilla convencional telescópica con tubos de 43 mm de diámetro y 125 mm de recorrido.

BMW R Nine T Urban G/S

Mientras tanto, la trasera es un basculante mono brazo de aluminio fundido con sistema “Paralever BMW Motorrad” y 140 mm de recorrido. Lleva un amortiguador único con regulación en precarga y extensión mediante una llave de gancho.

amortiguador BMW R Nine T Urban G/S

Ruedas y frenos

Como comentáramos al principio del test, la Urban G/S viene equipada de serie con llantas de aleación de cinco rayos, pero la unidad que nos tocó probar tenía colocadas llantas de rayos en anodizado negro que se venden como accesorio. Estas llantas, en medida de 3,0 x 19 pulgadas delante y 4,5 x 17 pulgadas detrás, estaban calzadas con cubiertas Metzeler modelo Tourance Next en medida 120/70 R 19 adelante y 170/60 R 17 atrás, de muy buen desempeño para el asfalto, pero penalizando el desempeño en la tierra por la ausencia de tacos.

BMW R Nine T Urban G/S

También dijimos ya que la Urban perdió, respecto del modelo “T”, las pinzas flotantes radiales para ser equipada con pinzas convencionales de 4 pistones. El tren delantero lleva dos discos de 320 mm de diámetro con pinzas de cuatro pistones y el trasero es un disco de 265 mm de diámetro, con pinza flotante de doble pistón. Equipa de serie ABS “BMW Motorrad”.

BMW R Nine T Urban G/S

Escaneo general

Previo a subirme y darle arranque, le doy una vuelta para escanear el “cuerpo” de esta alemana. Como no puede ser de otra manera, se aprecia la dedicación y el cuidado de cada detalle. Materiales de primerísima calidad, un asiento en cuero rojo casi naranja de material impermeable que invita a tocarlo y sentirlo (y acá ojo que desde Motorrad avisan que si usás jeans, puede mancharse o teñirse de azul, pero aclaran que no es un defecto).

BMW R Nine T Urban G/S

Resaltan también las almohadillas negras ubicadas a los costados del tanque que sirven para apoyar las rodillas. Todos los detalles han sido muy cuidados. Como te comentaba anteriormente, esta unidad vino con algunos accesorios agregados, como el pequeño bolso sobre el tanque y las alforjas removibles. Por otro lado, desde las llantas, el escape, tapas de culata del motor, tapones, contrapesos, y otras cosas, en aluminio mecanizado by “Roland Sanz”, sumado al Akrapovic, le aportan un plus que cambian mucho su look original.

BMW R Nine T Urban G/S

Un detalle no menor: si llevamos pasajero, se va a encontrar que no hay asas para sujetarse, por lo que tendrá que hacerlo del conductor. Los pedalines para el pasajero son rebatibles sin protección de goma.

asiento BMW R Nine T Urban G/S

Posición de manejo

Subirse es muy sencillo, ya que la altura del asiento al piso es de 850 mm. Una vez sentado, la posición de manejo es muy natural, gracias a su manillar levemente elevado, y un asiento cómodo, con un espacio justo para el pasajero. El tanque invita naturalmente a abrazarlo con las piernas, y las pequeñas almohadillas negras servirán para apoyar las rodillas.

BMW R Nine T Urban G/S

No me convencieron mucho los pedalines que equipaba como accesorio, cilíndricos y de aluminio mecanizado que, a diferencia de los originales, no tienen recubrimiento de goma y no me resultaron tan cómodos. La leva de cambios también fue reemplazada por un accesorio original Motorrad, sin recubrimiento de goma, algo incómodo, pero se lo perdonamos. Levas de freno y embrague tampoco eran originales, pero mantenían la posibilidad de regularlos según el largo de los dedos del piloto.

BMW R Nine T Urban G/S

Puesta en marcha

Inserto la llave, doy contacto, se hace el correspondiente check mientras se escucha la inyección de comida y damos arranque. El inconfundible movimiento hacia la derecha del bóxer indicó que estaba vivo y listo para salir. Al tocar suavemente el acelerador se deja sentir el sonido inconfundible del bóxer, maximizado por un escape Akrapovic que se vende como accesorio, que únicamente puede definirse como la mejor música que puede oírse de un motor 1200, que invita a acelerarlo para escucharlo una y otra vez.

En el pequeño y único reloj, el indicador del ABS parpadeará hasta que comience a moverme. Verifico las opciones que me da el pequeño ordenador de a bordo, que son: kilometraje total, dos parciales, temperatura del motor y hora. Tal como en la Scrambler que probamos, no hay indicador de nivel de combustible, salvo cuando entra la reserva que se dibujará un surtidor con el triángulo ámbar de precaución que se enciende, y va a indicar los kilómetros que se recorren con la reserva. Obviamente reclamo el indicador de marcha engranada, que, si bien no es imprescindible, sería cómodo tenerlo.

BMW R Nine T Urban G/S

En movimiento

Al engranar la primera no se escucha el clásico “clanck”, siendo casi imperceptible. El torque se siente en todo momento empujando de manera muy pareja, sin titubeos. La entrega de par es progresiva en cualquier tipo de conducción. La suspensión se siente muy suave y confortable. Recordemos que la amortiguación de esta Urban G/S fue modificada respecto de las otras versiones de la NineT, tornándola más blanda. Incluso se modificó la horquilla delantera con un mayor avance (110 mm contra los 102,5 mm) para que quede más lanzada, dándole una inclinación mayor (61,5 grados vs 64,5) respecto de sus hermanas, en realidad de la Nine T y la Pure. Todo ello, sumado a una mayor distancia entre ejes (1527 mm contra los 1476 mm) le otorgan otro confort de marcha, más preparado para las eventuales incursiones fuera de ruta.

BMW R Nine T Urban G/S

Si bien es una moto pesada, de 221 kg con depósito lleno, es muy maniobrable gracias a su rodado delantero de 19 pulgadas. Circulando a velocidad ya sea por rutas en mal estado, o por caminos de tierra, esta Urban cuenta con un amortiguador de dirección que resultó ser muy útil para evitar el tan indeseado Shimmy de la dirección, que puede a veces complicar la seguridad, y que a la vez le da un muy buen aplomo en las curvas. El radio de giro en parado es más vale justo, lo que va a complicar un poco las maniobras estando detenido, aunque la baja altura del asiento nos va a ayudar en esa tarea.

BMW R Nine T Urban G/S

Circulando por autopista o rutas a velocidades superiores a los 80 km/h, la falta de una pantalla que desvíe el viento se hace sentir, más aún en climas fríos, donde la rigurosidad del invierno no da tregua, pero sabemos que ése es el costo de sentir la libertad de andar en moto. Los puños calefaccionados, me ayudaron bastante en los días fríos que me tocaron para la prueba. La posición de manejo nos permitirá abrazar el tanque con las piernas de manera de ir lo más pegado posible a la moto, agachándonos para disminuir la resistencia al viento. Es claro que esta moto no fue concebida para circular a grandes velocidades, pero aun así la velocidad máxima declarada de fábrica es superior a los 200 km/h.

BMW R Nine T Urban G/S

De lo que no nos podemos quejar es del sonido del Akrapovic, que se deja oír cada vez que le damos al acelerador, pero debo destacar que circulando por ruta a velocidad estable de 120 km/h, no se escucha, hasta que volvemos a darle gas. Los frenos han respondido magníficamente bien, con un tacto muy suave y dosificable en cualquier condición. En la tierra el ABS interviene de forma instantánea, pero al contar en la piña izquierda con un botón para desconectarlo, nos permitió algunas libertades a la hora de jugar con el patinamiento de la rueda trasera.

Consumo y autonomía

El consumo es muy respetable si pensamos que se trata de una 1200 con 110 caballos para alimentar. Si bien no pudimos realizar una prueba de consumo, fábrica informa uno de 4,5 litros cada 100 kilómetros recorridos a 90 km/h, y de 5,9 litros cada 100 kms a 120 km/h. Por su parte, el tanque de 17 litros ayuda bastante con la autonomía, alcanzando los 300 kilómetros. Hay que estar atentos al consumo, ya que, al no contar con indicador de nivel, resulta muy práctico resetear a “0” el trip parcial para chequear los kilómetros recorridos y calcular “a ojo” cuando es necesario repostar.

instrumental BMW R Nine T Urban G/S

En mi caso particular, luego de haber consumido todo un tanque con un recorrido mixto entre ciudad, ruta y autopista, se encendió en el tablero el triángulo ámbar de “precaución”, juntamente con un surtidor que se dibujó en el panel digital, colocándose automáticamente el odómetro parcial en 0.0 con una “R” de Reserva para indicar la distancia que recorreremos desde que se comenzó a utilizar la reserva, lo cual indica que en el tanque quedan 3,5 litros. Inmediatamente llené el tanque y entraron 13 litros, es decir que quedaban entre 3,5 y 4 litros disponibles para consumir, y teniendo en cuenta las cifras de consumo, serían algo así como 50 kilómetros para andar.

Equipamiento

Por un lado, el instrumental de estilo minimalista está compuesto por un único reloj analógico para el velocímetro, que contiene un pequeño display digital que informa: kilómetros totales, dos parciales, temperatura del motor en números y la hora. Sobre el mismo display a un costado, está el indicador de encendido de los puños calefactables, y como carece de medidor de nivel de combustible, habrá que tener muy en cuenta el consumo para saber calcular cuánta distancia podremos recorrer con la reserva antes de repostar.

manillar BMW R Nine T Urban G/S

Cuenta con testigo de Neutral, check engine, luz alta, indicadores de giro, y sensor del ABS que cuando se pone en marcha el motor titilará hasta que empecemos a rodar. El panel de instrumentos se ilumina en color blanco, lo que le otorga una muy fácil lectura de noche.

manillar BMW R Nine T Urban G/S

En la piña izquierda vamos a encontrar el botón de pulsación doble con las siglas “TRIP” arriba para intercambiar entre las distintas opciones de odómetro, y la sigla “INFO” abajo para pasar por las opciones de set up, hora, odómetro y temperatura del motor. a la derecha de ese botón, encontramos el que se utiliza para desconectar el ABS. Por encima de ambos el botón de las balizas, que cuenta con un detalle muy interesante: si se encienden estando la moto en contacto, al quitar el contacto y las llaves, las balizas permanecerán encendidas y no se podrán hasta tanto sea puesto el contacto otra vez. Es una buena opción en caso de tener que dejar la moto detenida ante una emergencia y evitar que alguien con mala intención las quiera apagar. Por debajo, se ubica el interruptor de las luces de giro, que al igual que en otros modelos de la marca, se apagan automáticamente luego de unos segundos si se circula a más de 50 kms/h. Y más abajo está el botón de la bocina.

mamillar der BMW R Nine T Urban G/S

En la piña derecha encontramos el botón para encender los puños calefactables y el switch de encendido.

Accesorios originales

Entre el equipamiento opcional que traía agregado esta R Nine T Urban G/S, se destaca el pequeño bolso para ubicar sobre el depósito de combustible. Llevaba colocados también unos morrales negros sobre ambos costados, con capacidad para una laptop, por ejemplo. Son impermeables y de fácil remoción por medio de un botón que hace que se desprendan completamente, contando con correas para llevarlos colgados cómodamente del hombro cuando descendemos de la moto.

En lo que hace al motor, presentaba unas tapas de culatas Machined by Roland Sanz; que le dan un aspecto aún más “Heritage”. Fabricadas en aluminio fresado con CNC, tienen un aspecto bicolor gracias al procedimiento “Contrast Cut”. Fabricadas en un componente sólido con excelente resistencia a la fractura, incluso si la motocicleta se cae.

BMW R Nine T Urban G/S

En el motor resaltaba también la Tapa frontal de correa Machined, con un aletado para la refrigeración, ofreciendo un excelente aspecto y garantizando una óptima refrigeración. Es también de aluminio fresado con CNC, bicolor “Contrast Cut”.

BMW R Nine T Urban G/S

Entre los accesorios, tenía múltiples tapas de aluminio fresado by Roland Sanz, como ser: los extremos de los manillares, la tapa del eje trasero, la tapa de la boca de llenado de aceite, tapa del cojinete del engranaje cónico, tapas del soporte del basculante; todas fabricadas en aluminio fresado con CNC, bicolor gracias al procedimiento “Contrast Cut”.

Conclusiones

Luego de unos cuantos días usando esta BM, sin lugar a duda puedo asegurar que es una moto apta para el uso diario, ya que su manejo no cansa y menos aún aburre. Es dócil de llevar, maniobrable, con las limitaciones de su radio de giro. Es apta incluso para su uso en ciudad, y los morrales que llevaba como accesorio, la hace ideal para transportar algún abrigo, computadora, maletín o papeles.

BMW R Nine T Urban G/S atras

Penaliza un poco en verano o días de mucho calor, por el aire caliente que emana de los prominentes cilindros. Resultó ser una moto polivalente que permite disfrutarla en todo tipo de terrenos y circunstancias. Con un consumo normal, permite tirones de 300 kilómetros en ruta, aunque recomendamos siempre que no sean superiores a los 200, pero en caso de ser necesario se podrán hacer sin problema. Si me pongo exquisito podría reclamar algo más en lo que respecta a instrumental, pero el estilo es claro, tiene lo indispensable para disfrutar el viaje.

Puntos a favor y mejorables

A favor podemos mencionar:

  • Diseño original y estética
  • Calidad de materiales y acabados
  • Sonido del escape
  • Comportamiento dinámico
  • Control de tracción y ABS
  • Puños calefaccionados
  • Accesorios disponibles

Como puntos mejorables encontramos:

  • Instrumental escaso
  • Radio de giro limitado
  • Falta de asas para el pasajero

Precio

La BMW R Nine T Urban G/S tiene un precio de u$s 30.000.

Ficha técnica

Motor

  • Tipo: Dos cilindros opuestos (bóxer), 4 tiempos, dos árboles de levas y 4 válvulas por cilindro alineadas radialmente, árbol de equilibrado central
  • Refrigeración: aire/aceite,
  • Diámetro x carrera: 101 mm x 73 mm
  • Cilindrada: 170 c.c.
  • Potencia: 110 CV a 7.750 rpm
  • Par máximo: 116 Nm a 6.000 rpm
  • Relación de compresión: 12: 1
  • Alimentación: Inyección electrónica en el conducto de admisión
  • Control de emisiones: Catalizador de 3 vías en bucle cerrado

Instalación Eléctrica

  • Alternador: trifásico de 720 W
  • Batería: 12 V / 14 Ah, sin mantenimiento

Transmisión

  • Embrague: Monodisco en seco de accionamiento hidráulico
  • Caja de cambios: Seis velocidades en toma constante con engranajes helicoidales
  • Transmisión: Eje cardan

Bastidor y frenos

  • Bastidor: Tres secciones, con una delantera y dos traseras, conjunto motor-caja de cambios soporta parte de la carga, bastidor del acompañante extraíble para uso individual

Suspensión

  • Delantera: Horquilla telescópica con tubo de diámetro fijo (43 mm)
  • Trasera: Basculante monobrazo de aluminio fundido con sistema Paralever BMW Motorrad; Precarga de muelle regulable mediante llave de gancho, extensión de la amortiguación ajustable
  • Recorrido de las suspensiones: delantera / trasera 125 mm / 140 mm
  • Avance: 110,6 mm
  • Ángulo de la dirección: 61,5°

Ruedas

  • Llantas: Aleación / de rayos (accesorio)
  • Medida delantera: 3,00 x 19
  • Medida trasera: 4,50 x 17
  • Cubierta delantera: 120/70 R 19
  • Cubierta trasera: 170/60 R 17

Frenos

  • Delantero: Dos discos de 320 mm de diámetro, pinzas de cuatro pistones
  • Trasero: Un disco de 265 mm de diámetro, pinza flotante de doble pistón
  • ABS: BMW Motorrad ABS

Dimensiones y pesos

  • Largo: 175 mm
  • Anchura (con retrovisores): 870 m
  • Altura (sin retrovisores): 330 mm
  • Distancia entre ejes: 527 mm
  • Altura del asiento en vacío: 850 mm
  • Curva interior de la pierna en vacío: 890 mm
  • Peso en vacío lista para rodar y con el depósito lleno: 221 kg
  • Peso total admisible: 430 kg
  • Carga útil (con equipamiento de serie): 209 kg
  • Capacidad útil del depósito: 17 litros
  • Reserva: 3,5 L

Prestaciones y consumo

  • Velocidad máxima: más de 200 km/h
  • Consumo por 100 km a velocidad constante de 90 km/h: 4,5 l
  • Consumo por 100 km a velocidad constante de 120 km/h: 5,9 l
  • Tipo de combustible: Gasolina sin plomo, 95-98 octanos (potencia nominal con 98 octanos)

Comparti en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *