Test Ride Bajaj V15 150 cc

Comparti en Redes Sociales

En esta oportunidad, llegó al garaje de Motopress una moto que lleva en su nombre tanto como en sus entrañas, un curioso legado estrechamente vinculado a la marina de la India; un dato que seguramente muchos de ustedes desconocerán pero vale la pena mencionar.

Si leíste mis test, sabrás que me gusta indagar un poco acerca del origen de los modelos que pruebo, como para no quedarme sólo con lo físico de la moto y su desempeño, sino también conocer el por qué de su nombre, y algún que otro dato interesante que nunca está de más.

Para empezar basta con decir que estamos frente a una Bajaj, sinónimo de calidad y prestaciones en un segmento urbano muy competitivo no sólo a nivel local, sino mundial. La Bajaj V15 es una moto que en su conjunto brinda confort, seguridad y calidad de terminaciones, que se suman a un desempeño de su motor realmente excelente para su cilindrada, aunque el carburador ya podría pasar a la historia, más que nada para cumplir con las normas de polución y medioambientales.

Origen del modelo

Como te contaba al principio de esta nota, la Bajaj V15 es un homenaje en sí misma, a la herencia y la historia, ya que parte de los metales utilizados en su fabricación pertenecían al portaviones indio INS Vikrant. Bajaj estaba en vías de comenzar la producción en India de la V15 cuando el INS Vikrant fue pasado a desguace, y fue en ese momento cuando una agencia de marketing sugirió a la empresa la idea de rendir homenaje a uno de los icónicos símbolos militares de la historia de la India: el INS Vikrant, ya que ha sido el único portaaviones indio en servicio en la guerra Indo-Pakistaní de 1971.

En homenaje a este portaaviones, la Bajaj V15 lleva en su tapa del tanque de combustible el dibujo de un ancla con la leyenda: “Hecha con el invencible metal del INS VIKRANT”; de ahí la campaña publicitaria con la que se lanzó en su país de origen donde se la denominó “la moto invencible”. La Bajaj V15, se produce desde mitad de 2017, en la planta que Corven Motos posee en la localidad santafesina de Venado Tuerto.

Diseño

La realidad es que no es fácil descifrar con exactitud el estilo de la Bajaj V15, ya que su enorme faro delantero, contrasta con su minimalista faro trasero, generando un poco de confusión acerca de en qué estilo encuadrarla; porque bien puede ser una pequeña cruiser, una café racer (por su tapa plástica removible que cubre el asiento trasero), o bien una Street retro (si es que existe algo así); aunque igual tiene algo que a mi gusto desentona, y es la defensa delantera o mataperros, que si bien puede quitarse, de fábrica está ahí.

Pero más allá del estilo en el que cada uno la quiera ubicar, resulta llamativa por sus combinaciones que hace que se distinga y no se vea como cualquiera de las motos de que se ven en las calles. De hecho, yo la encasillaría dentro de un estilo neo-retro, porque evoca la simplicidad en el diseño de las motos de los años 80, pero a la vez, con toques modernos, que subrayan su estilo contemporáneo.

Por el frente, destaca su faro de grandes dimensiones con un excelente poder lumínico para viajar de noche, que cuenta a su vez con dos pequeños “piojitos” en la parte superior. Sobre el faro, se ubica una pequeña pantalla parabrisas esfumada en negro, útil para cubrir el tablero, ya que no servirá para desviar el flujo de aire al circular. Los espejos son de generoso tamaño y no han acusado vibraciones a altas revoluciones del motor.

El diseño es muy armónico y se complementa muy bien con el cobertor de la parte trasera del asiento dándole el toque “café racer”. Esta tapa puede removerse con una pequeña llave Alen que viene en la llave de contacto.

El remate de cola es bastante interesante porque se podría decir que está hecho en tres partes: por encima, se ve la tapa plástica removible que cubre la parte trasera del asiento con el logo “V” y una pequeña manija que cumple más una función estética que práctica. Al medio se encuentra el colín propiamente dicho donde se ubica el faro trasero de LED al ras, y por debajo se encuentra la tercer parte que conforma la cola, con el guardabarros y el porta patentes con las luces de giro.

Se destaca también el tamaño del rodado, de 18 pulgadas adelante y 16 atrás. Otra de sus características es el escape, que si bien a mi gusto no tiene el mejor diseño, suena realmente muy bien, con un ronquido suave que invita a acelerar el 150 en todo momento.

La unidad que nos tocó estaba pintada en color negro con franjas rojas y con algunos detalles en color aluminio que le dan un toque distintivo.

Sobre los laterales del tanque de combustible luce el logo con la “V” que identifica el modelo, y sobre las cachas laterales la leyenda “V15”.

El manillar cuenta con unos prominentes contrapesos pintados en color gris claro que, al decir verdad, no combinan con el resto de la moto, pero obviamente cumplen su función de mitigar las vibraciones provenientes del monocilindrico DTS-i.

Puesta en marcha

Llegó el momento de subirse y probar las bondades de esta citadina “neo retro” de Bajaj. La posición de manejo es cómoda y nos dejará con el cuerpo erguido con los brazos relajados sobre el ancho manillar. Las piernas se acomodan abrazando al tanque de manera natural. Los pies descansan sobre unos generosos pedalines de goma que no son rebatibles. El pasajero cuenta con pedalines rebatibles forrados en goma.

Para beneplácito de quienes nos gusta hacer el mantenimiento de nuestras motos, esta Bajaj V15 cuenta con caballete central y pata de cabra. Esta última no cuenta con ningún sistema de seguridad para evitar la puesta en movimiento con la pata abajo, algo que sería muy útil.

El arranque es instantáneo. Para días muy fríos como los que me tocaron, será necesario colocar el cebador pero no para darle arranque, ya que bastará un toque, sino para empezar a circular; porque con el motor frío acusa bastantes ratoneos si no colocamos el cebador.

Es de destacar el sonido grueso del escape, gracias a un tubo con salida de 1,25 pulgadas de diámetro. Lo que no me ha convencido del todo es la forma del silenciador, tipo cono con protección anti quemaduras plateado, que si bien es onda “retro”, tal vez un escape recto le hubiera quedado mejor.

El tablero no es para nada sofisticado, en clara coincidencia con el estilo de la V15. Una esfera análoga para el velocímetro, con cuentakilómetros análogo también, sin odómetro parcial. A la derecha el clásico logo de Bajaj iluminado en azul y el nivel de combustible. Se complementa el tablero con luces testigo de carga del alternador, luz alta, luces de giro y Neutral.

En movimiento

El motor es el ya conocido DTS-i de 150 cc y 12 hp de potencia a 7.500 rpm. Los 13 Nm de torque a 5.500 rpm alcanzan para mover a la Bajaj V15 sin problemas hasta los 100 kilómetros por hora en tiempos más que razonables; lo que la hacen apta para tramos urbanos e interurbanos de autopistas. Obviamente hay que tener presente que la velocidad crucero de esta moto y en la que se siente cómoda son los 90 km/h, donde todavía tiene un poco de resto para hacer algún sobrepaso.

El monocilindrico es muy sereno y no acusó vibraciones salvo a partir de los 90 km/h, totalmente aceptable ya que mucho más no se le puede pedir a una 150. Tal vez una sexta marcha le hubiese ayudado a relajar un poco el motor, ya que en 5ª a 100 km/h, el motor se siente bastante exigido, pero al carecer de tacómetro no podemos saber con exactitud el régimen de giro pero seguramente estaría cerca de las 8.000 rpm.

La unidad que me tocó probar marcaba apenas 510 kilómetros de uso, por lo que el motor se sentía todavía algo “duro”, pero después de unos 300 kilómetros de prueba empezó a soltarse un poco, llegando cómoda a los 100 km/h, cuando al principio de la prueba le costaba mucho llegar incluso hasta los 90 km/h; por lo que calculo que luego de su etapa de “asentado”, podría dar algo más que los 110 o 115 a los que llegó en un tramo de autopista.

El tacto de los frenos como del embrague son correctos, y las manetas se ubican a una distancia correcta, incluso para manos con dedos cortos.

Las suspensiones tienen la regulación exacta para brindar suficiente comodidad en las calles porteñas, absorbiendo sin problema irregularidades del suelo. La horquilla delantera es del tipo convencional telescópica, y cuenta con barras de 33 mm de diámetro. La trasera se compone de un basculante en caño cuadrado, asistido por dos amortiguadores Nitrox con depósito por separado.

El rodado también ayuda al confort en la ciudad a la vez que, debido a su diámetro, 18 pulgadas adelante y 16 atrás, los pozos no serán problema.

Los frenos se comportaron de manera adecuada, gracias a un disco delantero de 240 mm mordido por pinza de dos pistones, y un tambor trasero de 130 mm de diámetro, con muy buen desempeño. Obviamente que el ABS sería de gran ayuda.

El motor

Como dijimos, la Bajaj V15 lleva el conocido motor de 149,5 cc, con tecnología DTS-i de doble bujía, que entrega una potencia de 12 hp a 7.500 rpm. El torque máximo se ubica a las 5.500 rpm entregando 13 Nm; mientras que a régimen normal de 3.000 rpm el torque conseguido es de 12 Nm constantes. La distribución es por un simple árbol de levas (SOHC), 4 tiempos, 2 válvulas y refrigeración por aire.

Equipamiento e instrumental

La V15 es una moto de estilo neo retro, donde el equipamiento es el estrictamente necesario para usar y disfrutarla. El tablero se compone de un reloj análogo para velocímetro con escala hasta los 140 km/h. Al carecer de tacómetro, el límite de giro del motor está dado por la misma escala del velocímetro, donde se pone roja a los 120 km/h, dándonos una idea de la velocidad máxima que puede alcanzar la V15. Dentro del velocímetro, se ubica el odómetro total analógico. No cuenta con parciales.

A la derecha del velocímetro, en lo que asemeja una pantalla, se ubica el logo de Bajaj iluminado en azul, y el indicador del nivel de combustible en 8 líneas verdes muy bien iluminadas con las dos últimas que se iluminarán de rojo al quedar en reserva. En la parte superior la N de neutral, indicador de luces de giro, y por debajo el testigo de la luz alta. Más abajo, se ubica el testigo de carga del alternador.

En la piña derecha está ubicado el botón de arranque únicamente, ya que no dispone del switch de encendido. En la piña izquierda está el botón de guiñada, interruptor de luz alta/luz baja, bocina y el cebador manual. Los espejos son de dimensiones generosas y de buena calidad que no acusaron vibraciones indeseables.

Mención aparte merece la tapa del tanque de combustible, tipo flip on, en plateado con el grabado del INS Vikrant, y una pequeña tapa plástica negra que cubre el tambor de la llave.

El motor cuenta con una práctica mirilla para verificar el nivel del aceite, para evitar tener que desenroscar el tapón de llenado. Destaco también dentro del equipamiento que la moto venga de fábrica con caballete central, de mucha utilidad para revisiones periódicas.

El asiento, confeccionado en cuero natural, es doble y tiene una particularidad, y es que se puede tapar el sector del acompañante con una tapa plástica que se retira sacando dos pequeños tornillos, dejando a la vista el asiento completo. Esta tapa es la que le da el toque “café racer”; una solución muy ingeniosa de Bajaj para acentuar el estilo de la V15.

Conclusiones

La Bajaj V15 resultó ser una moto con mucha personalidad y que realmente me ha sorprendido en cuanto a su desempeño y principalmente economía de combustible que le otorgan una gran autonomía gracias a su tanque de 13 litros de capacidad. Suave andar, sonido muy agradable de su caño de escape que hace que se sienta envalentonada frente a otras motos de la misma cilindrada. Es cómoda gracias a su posición de manejo, con un asiento con poca altura al piso que hará que personas de baja estatura la encuentren confortable.

Una moto ideal para la ciudad, con un motor altamente probado que se suman a un conjunto robusto y confiable para el día a día.

Los más

  • Diseño innovador
  • Motor probado
  • Economía de combustible
  • Caballete central
  • Sonido del escape

Los menos

  • Falta de inyección electrónica de combustible
  • Falta de ABS
  • Sistema de seguridad de la pata de cabra
  • 6ª marcha

Ficha técnica Bajaj V15

Motor

  • Tipo: monocilindrico 4 tiempos, 2 válvulas
  • Cilindrada: 149,5 cc
  • Distribución: SOHC
  • Encendido: digital por doble bujía
  • Refrigeración: aire
  • Potencia: 12 hp @ 7.500 rpm
  • Par máximo: 12,7 @ 5.500 rpm
  • Arranque: eléctrico y patada

Suspensiones

  • Delantera: horquilla convencional telescópica con barrales de 33 mm
  • Trasera: basculante de hierro con doble amortiguador Nitrox

Frenos

  • Delantero: disco simple de 240 mm con pinza de doble pistón
  • Trasero: tambor de 130 mm

Llantas y cubiertas

  • Delantera: 90/90 18” sin cámara
  • Trasera: 120/80 16” sin cámara

Sistema eléctrico

  • Batería: 12 V 4 ah VRLA
  • Faro delantero: 55/60 W
  • Faro trasero: LED

Dimensiones y capacidades

  • Largo: 2040 mm
  • Ancho: 785 mm
  • Alto: 1069
  • Despeje al piso: 165 mm
  • Distancia entre ejes: 1315 mm
  • Peso vacío: 137 kg
  • Capacidad del tanque: 13 litros


Comparti en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *