Técnicas de manejo: cómo esquivar animales

Comparti en Redes Sociales

Quién no ha sufrido alguna vez la persecución de un perro que desesperado busca dejar la marca de sus dientes en nuestros talones. Lo único que atinamos a hacer en esos casos es acelerar para tratar de alejarnos, y lo peor es que lo hacemos mirando al perro para asegurarnos que lo dejamos atrás, pero sin mirar lo que tenemos delante. ¡Grave error!

moto perro

Acá te dejo algunos consejos para tratar de compartir la ruta de manera segura con la vida silvestre que nos podamos encontrar en nuestro camino.

Animales

Los animales sobre y al costado de la ruta pueden representar un grave peligro para los motociclistas. La forma en la que reaccionemos frente a ellos dependerá de dos cosas: en primer lugar, del tamaño del animal, y luego de las condiciones o el tipo de ruta sobre la que estemos circulando.

    • Pequeños animales: los más comunes que podemos encontrar en una ruta son liebres, cuises, peludos y pequeñas aves como perdices, que pueden cruzarse justo delante de nuestra trayectoria. Lo más importante es no aumentar el riesgo de la maniobra tratando de esquivarlos. Si vemos que no es seguro esquivarlos o frenar, debemos prepararnos para pasarlo por encima, ya que una frenada brusca podrá generar que se bloquee una rueda (si no tenemos ABS) y terminar en el piso; y si lo queremos esquivar, correremos el riesgo de irnos a la banquina o lo que es peor a la contramano.
    • Animales que persiguen vehículos: así como hay perros que persiguen autos y muerden sus paragolpes, las motos no son una excepción, y creo yo que debe ser mucho más tentador para ellos morder un talón o una bota que un pedazo de plástico de un auto. Si prestamos atención, nos daremos cuenta que los perros nos ven venir y es como que miden la distancia calculando el ángulo para atacarnos para justo cruzarnos en el ángulo entre su ubicación y nuestra trayectoria. La manera de evadirlos es más sencilla de lo que parece: cuando cruzamos la mirada con el animal (porque siempre es así, primero lo mirás y dentro del casco decís todo tipo de barbaridades sobre lo que le va a pasar al perro si intenta perseguirnos), debemos desacelerar, bajar un cambio, y de golpe acelerar para alejarnos, pero sin voltear la cabeza para ver al perro para poder mantener la atención sobre la ruta. Y nunca, pero nunca intentar patearlo.
    • Grandes animales: estos sí que son una verdadera amenaza ya que son impredecibles y si tenemos la desgracia de embestirlos, es como colisionar contra un camión; así que lamentablemente no es mucho lo que podamos hacer más que tratar de frenar todo lo que podamos y en lo posible intentar esquivarlo. La manera más segura de pasarlos es hacerlo a paso de hombre.

  • Algo importante que me enseñó la ruta es que si lo que tenemos por delante es una vaca, siempre hay que pasarla por detrás, porque las vacas no reculan cuando se asustan y algo importante es que son animales que andan en grupo, por lo que, si vemos uno, seguramente habrá otros. Así que a estar preparados.

En próximas notas trataremos más temas relacionados con técnicas de manejo en ruta.


Comparti en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *