Sobre cascos y modelos: cuál elegir y por qué

Comparti en Redes Sociales

Luego de haberte comentado en otra entrada sobre cómo elegir un casco de manera correcta, vamos a ver en esta nota algo más sobre este elemento de seguridad tan importante. Veremos los tipos y formatos que hay disponibles, y como es costumbre en Motopress, algunos consejos prácticos acerca de los distintos modelos.

cascos para moto

La correcta protección de nuestras cabezas es de vital importancia, ya que las lesiones en ella representan el mayor porcentaje de accidentes fatales en motociclistas; razón por la cual es muy importante elegir un casco “de calidad” y que cumpla con las normas mínimas de seguridad, (que trataremos en otra oportunidad) y calce de manera confortable. Por más corto que sea el trayecto que hagamos con nuestra moto, siempre debemos utilizar el casco correctamente sujetado y abrochado.

¿Cómo saber si es un casco de calidad? Muy sencillo: debemos buscar las etiquetas de las normas de seguridad correspondientes que se encuentran en la parte exterior, en la base de la nuca y en el interior, ya sea sobre el mismo forro interno, o debajo de éste para saber si están debidamente homologados. Más allá de las normas internacionales que cumplan los cascos que podamos adquirir localmente, en nuestro país rige la norma IRAM 3621/62.

Cuáles son las partes principales de un casco

Los cascos de motos están diseñados para proteger nuestra cabeza en caso de una colisión o caída, además de proveernos de confort frente a los elementos externos. Un casco integral además ofrece una excelente protección de la cara y los ojos. Cuáles son a grandes rasgos las partes de un casco.

Por un lado, tenemos la llamada “calota” o estructura exterior, que generalmente está fabricada en fibra de vidrio, policarbonato o materiales compuestos. La función es proteger la cabeza disipando la energía provocada por un golpe. También cumplen la función de resistir cualquier tipo de penetración de objetos que podrían llegar a entrar en contacto en caso de accidente. Debemos tener en cuenta que no todos los daños que sufre un casco son visibles, razón por la cual es muy importante reemplazar el casco si ha sufrido un golpe, aunque no muestre daños por ello.

cascos

Luego se encuentra la estructura que absorbe los impactos, que generalmente es de poliestireno expandido o Telgopor. Es una estructura perforada que se encuentra adherida a la parte interna del casco, forrando toda la calota o parte interior. Esta estructura sirve para amortiguar y absorber los golpes, distribuyendo las fuerzas del impacto a través de todo el casco. Cuanto mayor sea la capacidad de absorción de impacto de este compuesto, menor será el daño que sufra nuestra cabeza.

Y finalmente está el recubrimiento interno acolchado, que servirá para incrementar el confort del casco y mantenerlo perfectamente ceñido a la cabeza. Estos recubrimientos, generalmente del tipo hipoalergénicos, son removibles para poder ser lavados.

Vamos a ver ahora qué sectores del casco son los involucrados en mayor porcentaje en caso de un accidente.

Estudios realizados en Alemania por Dietmar Otte, (Medizinische Hochschule Hannover, Abteilung Verkehrsunfallforschung), indican que en choques en los cuales se produce un impacto en la cabeza, un gran porcentaje de esos golpes ocurren en la mandíbula y la cara; por ello a la hora de elegir un casco, tengamos seriamente en cuenta cuáles son las áreas de la cabeza que quedan protegidas y cuáles no.

casco moto

Vistos los sectores más involucrados del casco en caso de accidente, corresponde que veamos cuáles son los diferentes tipos de casco que se encuentran hoy disponibles en el mercado para uso en motos, sin perjuicio que a mi criterio algunos no sean de los más aptos y seguros para nuestra integridad física. Los diferentes tipos de cascos que encontramos son los integrales, rebatibles, jet y los chopper. Veamos uno por uno estos modelos.

Cascos integrales o “full face”

A la hora de elegir un casco, y por lo que indica el gráfico más arriba, tengamos en cuenta que los integrales proveen la mayor protección de la cara y mandíbula gracias a su parte inferior sólida y rígida, además de brindar un mayor confort contra los elementos climáticos.

casco caberg

Cascos modulares o rebatibles

Este tipo de casco es realmente muy común verlo por las calles, y creo que todos tenemos o hemos usado estos cascos, que realmente resultan cómodos. Fueron diseñados para facilitar al piloto la posibilidad de rebatir la mentonera para poder hablar, comer, beber, etc cuando se está detenido. Sin embargo, y sin tener en cuenta las previsiones del fabricante, todos (y me incluyo), los hemos usado para circular a baja velocidad, principalmente en épocas de calor por la ciudad. Debemos destacar que no fueron concebidos para usarse mientras se está en movimiento, pero, aun así, resulta tentador abrirlo en pleno centro porteño en un mediodía de verano.

casco spada

Cascos abiertos o Jet

Quienes gustan de sentir el viento en la cara podrán elegir este tipo de cascos. Desde mi punto de vista tienen dos contras: por un lado, así como el viento nos dará en la cara, también lo hará la lluvia, la tierra, los insectos y todo aquello que se cruce delante de nuestro camino; que además de ser molestos, pueden llegar a ser muy peligrosos y distraernos; sin mencionar que tampoco ofrecen protección contra el sol. Este tipo de cascos ofrece una buena protección para la cabeza, pero no así para la cara y mandíbula, tal como la ofrece un casco integral.

casco abierto

Cascos chopper o custom

Definitivamente es un casco que no recomendaría nunca. Estos cascos que solemos ver en quienes se encuentran a bordo de ruidosas Harley’s, son los que ofrecen la menor protección, tanto para la cabeza y menos aún para la cara. Si volvemos al gráfico que nos muestra las zonas más comunes de impacto en un casco, veremos que en el caso de estos chopper, no sirven para cubrir las zonas más críticas de la cabeza. Podrán quedar muy a tono con el estilo de la moto, pero es muy poca la seguridad que pueden ofrecer.

casco chopper

En mi caso particular, me inclino plenamente por los cascos integrales, y a lo sumo los rebatibles, por la comodidad que ofrecen a la hora de estar detenidos en el tránsito y poder abrirlos, pero pensemos que una vez que estamos circulando, habrá que priorizar nuestra seguridad e integridad física, porque ante un accidente con un casco abierto y el mentón al descubierto, las consecuencias pueden ser muy lamentables.


Comparti en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *