Las 10 cosas que un motociclista no debe hacer

Ya sea que no tengas experiencia en el mundo de las dos ruedas y te estás metiendo por primera vez en este estilo de vida, o bien sos un motociclista de los más expertos, no dejes de leer estos 10 consejos que nunca están de más.

moto tips

  1. Medidas antirrobo inadecuadas

Muchas motos son robadas por profesionales en el arte de llevarse lo ajeno, personas determinadas a conseguir su propósito cueste lo que cueste. Otros, sin embargo, aprovecharán la distracción o el descuido del dueño para llevar adelante su cometido. Pero la realidad es que los robos se producen y en altas cantidades.

Qué medidas podemos tomar para evitar que se roben nuestras motos. En primer lugar, la traba de volante que se acciona con la cerradura NUNCA es suficiente, porque bastará con un golpe seco al manubrio para que la traba se rompa y probablemente nunca más vuelvas a ver tu moto.

Lo más sencillo es una traba de disco. Si tiene alarma, mejor aún, que ante cualquier movimiento de la moto sonará. Después tenemos la opción de agregar una cadena o “pitón” (como comúnmente se las denomina) para atarla a un poste o árbol, y si no tenemos uno cerca, bastará con pasarla por la rueda.

  1. Usar un traba disco sin alarma o cable al manillar

Relacionado con la traba de disco del punto anterior, debemos tener en cuenta que, si usamos uno, será mejor que tenga alarma, no sólo para ahuyentar a eventuales cacos que quieran mover la moto, sino que más importante aún servirá para recordarnos que la traba está colocada en caso de que nos olvidemos de quitarla al subirnos a la moto, y evitará que arranquemos con la traba puesta con la consiguiente rotura del disco o del cáliper de freno.

Si no tiene alarma, están los que tienen un cable generalmente de un color llamativo, que se engancha en alguno de los puños para recordarnos al momento de subir que la traba está puesta.

  1. No conocer nuestros límites

¡Si quien va delante pudo doblar así en la curva, entonces yo también puedo! La realidad es que no. La zona de confort de un piloto y otro no es la misma. Es muy común cuando se circula por caminos revirados, tratar de seguir el ritmo de quién va delante nuestro, pero no siempre es buena idea; ya sea porque se circula en motos de segmentos distintos y por ende con prestaciones diferentes, y, además, porque cada uno debe llevar su ritmo de acuerdo a cómo se sienta más cómodo.

Por eso no hay que esforzarse en tratar de seguir al otro y conocer siempre cuál es nuestro límite.

  1. Panic stop o frenada de pánico

Y acá es donde las cosas pueden salir mal cuando los principiantes ansiosos van más allá de sus propios límites demasiado pronto.

Lo más común es la frenada en las curvas aplicando únicamente el freno delantero. Hay miles de videos en YouTube demostrando este típico caso: tomás una curva, de repente te das cuenta de que estás entrando demasiado rápido (en otra nota hablaremos de dónde hay que poner la vista en las curvas, que es un detalle importantísimo); y apretás el freno delantero. Sólo hay dos resultados posibles, y malos, por cierto: a) se clava la rueda delantera y te vas al piso directamente; b) te vas a la mano contraria en curvas a la derecha, o fuera de la ruta en curvas a la izquierda, porque al frenar la moto se levanta y se incrementa el radio de giro.

No debemos apretar demasiado el freno delantero a menos que la moto disponga de ABS. Por eso, hasta tanto no entrenemos a nuestro cerebro a no frenar compulsivamente con el delantero, y utilizar ambos frenos a la vez, tendremos que disminuir la velocidad al entrar a las curvas.

  1. Manejar con frío

Todo es más difícil si se pasa frío, incluso concentrarse y manejar bien. Hace 20 años teníamos excusas para sufrir el frio, porque o bien la gente se ponía papel de diario entre la ropa, o se llenaban de ropa cual cebollas. Pero hoy, existe en el mercado una variada oferta de ropa técnica específica para motociclistas que hará que las inclemencias del tiempo no sean un problema. Existen las llamadas “primera piel”, camperas de cordura impermeables con abrigos internos desmontables, botas impermeables con “Gore Tex”, incluso trajes completos con resistencias térmicas eléctricas que se conectan a un toma de 12 volts y ni hablar de los puños calefaccionados que equipan muchas motos.

Todos estos “accesorios” son claramente un viaje de ida, una vez que los probaste, no vas a dejar de usarlos.

  1. Asumir que los automovilistas te ven

Es un grave error para un motociclista, asumir que los autos lo ven. Quienes andamos en moto sabemos perfectamente que nuestro manejo debe ser siempre defensivo, y estar atento a todo lo que sucede a nuestro alrededor asumiendo que nadie nos vio venir.

Los conductores de autos tienen muchos puntos ciegos, por lo que es muy común que no nos vean acercarnos. Resulta de suma importancia entonces que cuando avanzamos entre el tránsito siempre estemos preparados para anticipar nuestra maniobra.

  1. Manejar estresado, enojado o deprimido

¿Tuviste un mal día? Entonces pensá en no subirte a tu moto. Estar enojado, estresado o triste puede llevarte a tomar malas decisiones al volante, así como también afectar la concentración necesaria para manejar. Las motos son tan seguras como nosotros las hacemos al manejarlas, así de simple.

  1. Tomarse las cosas de manera personal

A muchos conductores de autos les molestan los motociclistas que circulan zigzagueando en el tránsito o entre las filas de autos detenidos sin pensar que haciendo eso, no sólo nosotros ahorramos tiempo de viaje, sino que ellos también, porque encontrarán más descongestionado el tránsito.

Entonces qué hacen: o se mueven sobre la línea entre carriles para negarte el paso, o se pegan al auto de adelante para que no puedas pasar por ese hueco.

¿Qué hacemos? Dejarlos ser. Hay que quedarse atrás de ellos, tranquilo y cuando se pueda, con una maniobra segura, pasar al auto y a una docena más.

La batalla por detener a las motos en el tránsito es una lucha que los automovilistas NUNCA van a ganar, pero que nosotros podemos perder si lo tomamos como algo personal en un intento de tomar revancha ante la actitud de un automovilista.

  1. Circular justo detrás de otros vehículos

Además de esquivar el tránsito de la ciudad, circular entre los autos, si bien no está del todo bien, nos puede ser útil también para no pasar un mal momento. Si nos quedamos justo atrás de un auto en una fila atascada en el tránsito corremos el riesgo que cuando se empiece a mover, al instante frene abruptamente, y ahí es cuando nos llevamos puesto el paragolpes del de adelante. Lo mismo sucede al circular por las calles: tenemos que evitar circular justo atrás de los autos. Primero porque perdemos visión de lo que pasa adelante, y, en segundo lugar, si frena de golpe, vamos a terminar recostados arriba del baúl del auto.

  1. Salir sin ropa adecuada

Dejé para el final algo que parece una tontería, pero el utilizar la ropa adecuada es algo tan importante o más, que circular con la moto en condiciones. Estoy cansado de ver gente, principalmente en verano, andar en moto en ojotas, shorts y remera, pero eso sí, ¡con casco!, como si la cabeza fuera la única parte importante del cuerpo. No tienen idea del daño que se pueden hacer si se caen sobre el asfalto, aún a 10 km/h. Muchas veces, con la excusa que van a un lugar cerca, se subestiman estas medidas. Es imprescindible usar casco y guantes; y no cualquier guante, sino unos específicos para motos (no bicicletas), y con protecciones. Imaginen nada más como puede llegar a quedar un dedo que golpea contra el espejo de un auto que está parado mientras nosotros circulamos a 40 km/h, y lo mismo en una caída al piso donde lo primero que trataremos de buscar es de apoyar las palmas contra el asfalto. Si los guantes no tienen protección de palma, nos vamos a limar hasta el hueso.

Una campera con protecciones en codos, hombros y espalda nos va a salvar ante una caída de rasparnos y golpearnos todo el cuerpo. Un calzado adecuado también es muy importante, y si vamos a hacer ruta los pantalones con protecciones son ideales, o en su defecto usar rodilleras con velcro que se pueden sujetar sobre los pantalones.

Tener en cuenta estas 10 recomendaciones sobre lo que no debemos hacer, seguramente hará más placentera la vida junto a nuestras máquinas que tantas satisfacciones nos dan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *