Honda CB 750 en memoria del 11-S

Desde Nueva York – Con intenciones de romper con la rutina y de paso viajar, decidí poner rumo a la icónica Nueva York. Con mucho para caminar y ver, recorrí la ciudad hasta el cansancio y con el ojo siempre puesto en cuanta moto se cruzaba; pero al contrario de lo que uno podría pensar, no fueron muchas las que vi. A pesar de ser una ciudad donde el tránsito se torna bastante complejo, no es fácil encontrar motos, como sucede en pleno centro de Buenos Aires. Es más sencillo ver alguna Harley del NYPD (New York Police Department), que encontrar un scooter.

fdny

Luego de recorrer los lugares más típicos de esta gran ciudad, me di una vuelta por el “Ground Zero” donde se encuentra el “Memorial Museum” en homenaje a los fallecidos aquel trágico 11 de septiembre de 2001 en las Torres Gemelas. El sólo hecho de bajar para buscar la entrada, causa una sensación difícil de explicar. Lo primero que se ve es una foto aérea de los momentos previos al atentado, que realmente te deja pensando.

A medida que avanzo, sobresale el perfil de los “tridentes”, que son los restos de las grandes columnas de acero que supieron sostener a esas enormes torres, y a cada paso, un nuevo objeto me sorprende: restos de camiones de bomberos, partes de la antena que coronaba una de las torres, algunas partes de los motores de los ascensores…, sólo de pensar en lo que eran y en lo que se transformaron luego de ese día, te conmueve hasta lo más profundo.

Sigo recorriendo todo el museo, y luego de un largo rato de caminata veo a la distancia y dentro de una vitrina una moto. ¿qué hace una moto acá? Me pregunto, y al acercarme veo que está decorada con los colores del Departamento de Bomberos de Nueva York.

A continuación la historia de esta Honda CB 750 del año 1979, conocida como “Dream Bike”: Gerard Baptiste era un bombero de 27 años, perteneciente a la “Ladder Company 9” del departamento de bomberos de la Ciudad de Nueva York y fanático de las motos. En el verano de 2001, compró su primera moto para restaurar, una Honda CB750 cuyo motor ni siquiera funcionaba, pero aun así decidió llevarla al cuartel de bomberos para trabajar en la restauración en sus tiempos libres. Sus compañeros bromeaban con él diciéndole que necesitaría mucho dinero sólo para ponerla en marcha, pero él, aún así, seguía firme en su intención de terminar el proyecto.

Baptiste pierde la vida en la Torre Norte el 11 de septiembre, pero la moto permaneció en el cuartel de bomberos durante mucho tiempo, hasta que una nota publicada en la revista Backroads en memoria del bombero fallecido, inspiró a sus compañeros de escuadrón a terminar el proyecto de restauración. Con el apoyo de los compañeros que pudieron sobrevivir, sumado al gran apoyo de Honda y a entusiastas de todo el país, esta Honda de 1979 se transformó en todo un símbolo de este trágico atentado, y se la denominó “Dream Bike”, es decir la moto de los sueños.

La moto recorrió el país durante un tiempo y actualmente se encuentra exhibida en el Memorial Museum del 11-S en memoria de Gerard Baptiste y todos sus compañeros bomberos del departamento de bomberos de Nueva York que dieron sus vidas ese trágico día.

Las 10 rosas pintadas en la parte superior del tanque de combustible, rodeando una cruz, simbolizan los miembros de la Ladder Company 9 y la Engine Company 33 que murieron el 11-S, representados a su vez por dos cascos de bomberos.

No quedan dudas que las motos son parte importante de las personas, a tal punto que se transforman en íconos y motivos de homenaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *